invierno, Llunaonline

Como siempre

El frío se colaba por las rendijas de la ventana, adentrándose sin piedad en una pequeña habitación de cuatro metros cuadrados, en el centro de la ciudad. El invierno había llegado de golpe, sin previo aviso, pero no conseguía recordar en qué momento, ni porqué era incapaz de rememorar esa agradable sensación de calidez que le producían los destellos del sol sobre la piel.

Completamente decidida a dormir como ninguna otra noche anterior a aquella, se quitó las gafas y las dejó encima de la mesita de noche. Ese gesto que repetía cada día al acostarse, le provocaba una sensación de incertidumbre. En un instante el mundo se volvía borroso, confuso, totalmente impreciso. La realidad se desvanecía incluso antes de entrar en los dominios de Morfeo. Acto seguido los dos mundos se fundían para dejar paso a una nueva noche y ésta a un nuevo día, como siempre.

Llunaonline

Anuncios