Laura Cheeshi, payaso

El último show

– Hijo mío, estás hecho un payaso, todo el día haciendo el tonto.
– ¡Carlitos! ¡Basta ya de hacer el payaso que distraes a toda la clase!
– Sr. Vila, abandone el aula, no tengo por qué aguantar a un payaso en el aula.

“Sí, toda mi vida siendo un mamarracho, pero éste ingeniero de minas se ha especializado en explosivos, y tras cometer el mejor jodido robo de toda la historia con mi banda, voy a volar en pedazos el Banco de España. Hemos burlado y noqueado a todos los guardias, desactivado las cámaras de seguridad, bloqueado el sistema de inundación por el agua de la Cibeles al acceder a la cámara acorazada, y todo con un asombroso éxito.
Si toda esa gente que en algún momento me ha replicado con tanto desdén supiera lo que he conseguido, se iban a cagar.”

– Bueno, camaradas, ¿preparados para pulsar éste precioso botón rojo? Esta noche va a haber fuegos artificiales en Madr…

***ZZZZZUMMM… ¡BANG! ¡BANG! ¡BANG! ¡BANG!***

– Franco 1 a Franco 2, ¿todos abatidos?
– Franco 2 a Franco 1, cuatro tiros en toda la frente. No sé qué cojones se creía éste puto payaso…

Laura Cheeshi 

Anuncios
Laura Cheeshi, piña

Piña Re-colada

Lorena era una chica espontánea, risueña, hábil y con recursos. Trabajaba de dependienta en una tienda de ropa, se había echado novio hacía un par de meses, estudiaba japonés en su tiempo libre, iba a una sala de cine independiente los sábados y odiaba los champiñones. En resumen: era una chica normal, con una vida normal.

Pero tenía una peculiar afición que además le reportaba unos ingresos extra al mes: por la noche se desnudaba y realizaba juegos eróticos delante de la web cam para un canal porno en directo. Los usuarios realizaban peticiones y sugerencias, y esa noche, se topó con un amante de lo grotesco. Lorena siempre quería satisfacer a sus “clientes”, y su intrepidez la llevó demasiado lejos…

(…)

– Mujer, 27 años, en estado de shock, hipotensión, sangrado constante y… desgarro anal.

– Déjeme ver… oh… ¡OH! ¡¡JODER!! ¿PERO A QUIÉN COJONES SE LE OCURRE METERSE UNA PUTA PIÑA POR EL CULO?

Laura Cheeshi