calabaza, dintel, Relatos libres

Calabaza

Final de agosto, fin de verano, apareció en la cala donde yo me baño.
Deseo furtivo, miradas discretas, corazón pensando en alguna treta.
Me acerco y le hablo… Si dice no, qué vergüenza.
Me gustas, le espeto. Un buen rato, silencio.
Al fin se levanta y, con la toalla a cuestas, se ríe de mi ridícula gesta.
Y ahí resto sola, bañando el orgullo junto a las olas.
En esa cala, jugué mi baza y, por supuesto, me dio cala-baza.

dintel

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s