Esas tradiciones tan nuestras

Aún me acuerdo de cuando nos desahuciaron. De pronto, sin darme ni cuenta, me vi dando tumbos por la ciudad como un cartero o el envoltorio de un chicle. No tenía adonde ir, y los muros de cemento y tocho eran demasiado duros para mí.

Decidí probar suerte en el campo. Después de pasar algunas noches oscuras, frías y decididamente extrañas, finalmente acabé en una especie de masía.

Era un lugar muy agradable, antiguo y tradicional. Su propietaria, la Roser, que vivía sola, me explicó que casi nunca recibía visitas, pero que estaba encantada de acoger a un pobre trotamundos sin familia como yo.

Me comí una deliciosa pizza que Roser preparó en su tradicional horno de piedra, y ya los vapores del sueño me nublaban el juicio cuando vi que ella abría la portezuela de una pequeña jaula tamaño dóberman que había arrastrado trabajosamente hasta el salón…

Kualdam

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Kualdam, pizza. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s