La pizza de su vida

– ¡Oído cocina!
Esa fue su respuesta tras escuchar el pedido. Esta vez quería que fuese diferente, la mesa era especial, allí estaba sentada aquella chica que desde la adolescencia inundaba su corazón.
Cogió una de las masas que tenía preparada reposando en el cajón. Empezó a estirarla con una peculiar forma de corazón. Le puso todo lo que ella había pedido con un toque extra de queso, un poquito de piña que le daba un aire exótico (y sabía que a ella que encantaba) y unos pétalos de rosas rojas para decorar. ¿El resultado? Una pizza hermosísima y original, con una masa extra crujiente y un poquito de amor.
Después de comer eso ya no se podría resistir y caería rendida a sus brazos.
Maldita la hora en que el camarero decidió equivocarse y llevarle su emotiva obra de arte a la prima fea de su mejor amigo.
Hoy por hoy están casados… eran otros tiempos.

Gida

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gida, pizza. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s