La insoportable aleatoriedad de la felicidad

Ser feliz es ir silbando una canción desentonada que a nadie le importa escuchar, encontrar una sonrisa en cualquier lugar, tener un orgasmo a deshora sin darte tiempo a suspirar.
Caminar con destino al mar con los pies descalzos y la arena fresca haciendo cosquillas en las puntas de los dedos, ¿a quién le importa dónde acabará?
Tú solo puedes mirar a esa chica que una vez encontraste y que te hizo reír y olvidar que Virginia Woolf se suicidó como tú caminando decidida por la orilla de una playa.
Un beso, eso también es la felicidad.
Naufragar en algo más que una piel deshecha por desear, llegar al mar de tus instintos y no querer respirar nunca más.

“Mensaje en una botella”.
Algo que jamás leerás.

xenaga

Anuncios
Esta entrada fue publicada en mar, xenaga. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s