Carpetas

Odio el puto verano. Llevo todo el día asándome al sol en una calle por la que no pasa nadie. ¿A quién se le ocurriría mandar comerciales al centro de Murcia, a las cuatro de la tarde? A mi jefe, claro. Menudo gilipollas.
•••
Menos mal, una persona al final de la calle, estaba a punto de darme por vencida. Chico joven, guapete, pero no demasiado. No será difícil captar su atención.
•••
¡Tenemos contacto visual! Y se está acercando directo hacia mí, sabía que no podría resistirse a mi inocente sonrisa.
•••
Unos pasos más y será todo mío. En cuanto consiga este contrato, por fin podré irme a casa.
•••
— ¡Hola! Qué calor hace, ¿verdad? ¿Tienes un segundo para…?
— No tengo tiempo.
•••
Hijo de puta.

Daniel de Castro

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Daniel de Castro, tiempo. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s