¡Cómo pasa el tiempo!

Era su héroe cuando pequeño, una imagen totalmente idealizada. Es fuerte, seguro de sí mismo, simplemente un ejemplo a seguir. Le protegía cuando tenía miedo y le regala ese juguete que tanto quería, en vez de regañarle y obligarle a comer verduras como hacía mamá. Con papá era todo diversión.

Pero el tiempo lo cambia todo, te haces mayor y con ello se hace mayor tu forma de percibir la realidad y reaccionar ante ella y asimismo, lo que antes era admiración pasa a ser un “no me quiero convertir en él”. Con el paso de los años dejó de ver a esa figura idealizada de padre para ver al hombre, con su maldita forma de tratarlo a él y a su madre, que ahora y siempre ha sido su madre, amor incondicional.

Es duro que piense de ese modo, pero el mismo ADN corre por sus venas…

Murgi

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Murgi, tiempo. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s