Una dura elección

Era una decisión crucial. Tenía dos opciones, ambas con sus pros y sus contras. Una le daría un placer temporal, pero podría pasarle factura en el futuro; la otra era menos agradable, pero más saludable a corto y largo plazo.

Una gota de sudor frío recorrió su cara. Su mente seguía evaluando ambas opciones. ¿Valía la pena el riesgo?

Tragó saliva y levantó la vista. Vio a la muchacha, de pie, mirándole. Parecía tener una paciencia infinita, o al menos lo fingía, y sería una actuación perfecta de no ser por el insistente aunque suave golpeteo de su bolígrafo sobre la libreta.

Respiró hondo. No podía perder más el tiempo. Dijo al fin:

– Y de guarnición… ensalada, por favor.

Iba a echar de menos las patatas fritas, pero acababa de empezar su dieta, ¡no iba a fastidiarla ya desde el principio!

Carlos BG

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carlos BG, tiempo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una dura elección

  1. Pingback: Vota tu relato favorito de marzo | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s