Remordimientos

Fue el único testigo. Aparte de víctima y asesino, sólo él sabía qué había pasado aquella noche. Un reputado psiquiatra había matado por accidente a una prostituta en un oscuro callejón. Pasado el susto y habiendo eliminado cualquier posible prueba en su contra, el doctor se había percatado de aquel vagabundo que se hacía el dormido en un rincón.

Dos días después ya había conseguido que ese pobre hombre fuese acusado del asesinato sin ver su nombre y su reputación expuestos. Sabía bien cómo mover su dinero. Ya sólo quedaba dar su diagnóstico, alguna clase de locura, librar así al mendigo de la cárcel y hacer que ingresara de por vida en su manicomio de confianza.

El respetado psiquiatra controlaba sus remordimientos enviándole de forma anónima una cesta de Navidad todos los años.

Miguel Antúnez López

Anuncios
Esta entrada fue publicada en locura, Miguel Antúnez López. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Remordimientos

  1. Pingback: Vota tu relato favorito de Febrero | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s