¿Locura?

Al principio sólo era algún cabello que otro entre los peines o sobre el lavabo cada vez que me peinaba, pero advertí también pequeñas plumas entre ellos y estaba segura que ¡eso no eran pelos!
Con el tiempo, aquello se me hacía incómodo a la par que extraño. Tanto que luego lo extraño era ver algún pelo entre las plumas.
Cambié de aspecto y también de domicilio aunque me pareciese una locura.
Actualmente vivo en lo alto del campanario de la iglesia del pueblo, donde me encuentro en una posición privilegiada pues estoy en lo más alto y con maravillosas vistas panorámicas.
Lo que no acabo de comprender son las insistentes miradas y señalamientos que desde abajo me hacen los transeúntes, especialmente las mujeres, muchas de ellas embarazadas y que desde mi campanario no llego a entender qué le cuchichean a otros niños que llevan de la mano.

Isidro Moreno

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Isidro Moreno, locura. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s