Una afición cualquiera

Ya desde la cuna, siendo bebé, era capaz de canturrear sus propias nanas hasta que el sueño la vencía. A los veinte meses no caminaba, pero recitaba de corrido a Neruda para deleite de las visitas, y a la tierna edad de tres años había dado cuenta de decenas de volúmenes de entre los clásicos. Apenas tuvo uso de razón siguió desarrollando un extraordinario talento poético, que fascinaba a cuantos la rodeaban. Inútil para cualquier otra actividad, ella disfrutaba memorizando pasajes completos de “la Ilíada” y capítulos de “El Quijote”. Despreciando juegos infantiles, corregía y arreglaba textos literarios para particulares y, poco después, terminó renunciando definitivamente a sus muñecas para encerrarse en su mundo y componer grandiosos poemas y escribir fantásticas novelas.
Locura no era la mejor palabra para calificarla, su capacidad de razonar y su juicio eran intachables. Únicamente sufría un arrebato literario irrefrenable que la alejaba de la sospechosa cordura del resto de los mortales.

Chus Rodríguez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chus Rodríguez, locura. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una afición cualquiera

  1. malugolo dijo:

    Eres una crack, tú sufres un arrebato de genialidad, tu relato no es una locura es lo más.
    Me ha encantado.
    Un beso.
    Malu.

  2. Chus Rodríguez dijo:

    Buenooo…, Malu, no es para tanto, tan solo un leve de trastorno pasajero. Jejeje. ;)
    Muchas gracias por tu comentario tan amable.
    Un beso.
    Chus

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s