Evolución

Los dedos de Joaquín se apretaban con fuerza contra la dura superficie. Estaban blancos por la presión y el sudor se comenzaba a acumular en la cara, la cual se comprimía en una mueca de tremendo esfuerzo, con los dientes apretados y el ceño fruncido. Sus piernas intentaban dar el impulso que le aproximase a la pared mientras su respiración había entrado en apnea, conteniéndose para acumular la fuerza necesaria para ese último impulso. Tras unos segundos de incertidumbre, su cuerpo comenzó a ascender, acompañado de un poderoso gruñido de energía acumulada. Al fin, sudoroso y jadeante, el cuerpo hemipléjico de Joaquín consiguió enderezarse frente a la espaldera.

Desde atrás, el resto de pacientes del gimnasio y yo pudimos escuchar su fatigada voz murmurando:
– Como agarre a los primeros monos que tuvieron la jodida idea…

Dani Keral

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dani Keral, monos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Evolución

  1. Muy bueno Dani, la verdad es que los monos tienen culpa de muchas cosas, hasta de nuestra evolución, pero ¡qué se le va a hacer, son “tan monos”!

  2. danikeral14 dijo:

    Gracias Isidro!! Jejeje, hay veces que pienso que deberíamos aprender de ellos mas cosas… en el siguiente relato hablaré de ello :)

  3. Pingback: Vota tu relato favorito de Enero | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s