Impureza

Hacía décadas que la otrora atmósfera dadora de vida se había convertido en un veneno gaseoso.

¿Qué había salido mal? ¿Alguien lo había previsto? Y de ser así, ¿por qué no se tomaron medidas antes de que fuese demasiado tarde?

Ni se sabía ni había interés en saberlo. Simplemente, pasó. Y como con todo, hubo que adaptarse a la nueva situación. Millones murieron a lo largo de muchos años hasta que finalmente encontraron la solución.

La solución para aquellos con dinero, claro.

Las máscaras, las casas blancas con atmósferas purificadas y las últimas plantas vivas son cosa de los pocos millones de personas acaudaladas. Mientras, los más numerosos millones pobres tosen y jadean en barrios mugrosos, lejos de la riqueza y la pulcritud, únicamente esperando que su sufrimiento acabe pronto.

Aquello que llamábamos selección natural ha muerto. El dinero tiene más poder que la Naturaleza.

Carlos BG

Anuncios
Esta entrada fue publicada en atmósfera, Carlos BG. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s