Inventor de inventos

Lucas era un inventor nato aunque sus obras no servían para nada.
Deprimido por ello, quiso hacer un viaje sin retorno. Se subió a un globo aerostático y, apoyado en la cesta mientras observaba cómo se alejaba el suelo, pensó si sería buena idea arrojarse al vacío.
El artefacto siguió subiendo sin que tomase los mandos, llegando hasta la atmósfera, donde el aire era irrespirable.
Su cabeza se hinchó y explotó.
Un click resonó entonces en su interior emergiendo una segunda cabeza que ocupó el lugar de la primera.
-Para una cosa que hago bien -dijo en voz alta- funciona cuando ya no quiero vivir. – Y se echó a llorar.

Charo Anadón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en atmósfera, Charo Anadón. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s