Cuerpo a tierra

Sólo quiero despertar de este extraño sueño y abandonar este interminable tormento. Pero sigo cayendo en un abismo profundo, eterno, sin fondo. Presiento que el fin nunca llega, quizá porque no existe. La caída es rápida, aunque el tiempo no cuenta. No estoy sola, el vértigo es un agudo punzón que me acompaña y me tortura. Y en ese derrumbe vital veo pasar sucesos vividos y gente que me observa. Todos me abren paso, nadie me retiene. Quizás alguien intenta tenderme su mano, pero no hay tiempo, el leve roce impide el auxilio.
Al fin un repentino impacto detiene la caída y desmaya mi ser. Pero no siento dolor, todo es quietud y silencio.
Ya no siento el aire a mi alrededor, solo tierra, ¡bendita tierra! Ahora reposo en paz, impasible y serena. Ahora la tierra que me soporta, me afianza, me aferra y me conforta.

Chus Rodríguez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en abismo, Chus Rodríguez. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuerpo a tierra

  1. Pingback: Vota tu relato favorito de Noviembre | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s