La gran ciudad

– Repítelo -dijo en voz baja.
Los puños le temblaban, las lágrimas resbalaban por su piel.
– ¡¡¡Repítelo y me iré!!! -le gritó con rabia. Los ojos cerrados, la fuerza yéndosele por la boca.
– Hubo un tiempo en el que te quería…
Solo el silencio contestaba a sus súplicas… El abismo de no saber.
La habitación a oscuras, el ruido de la gran ciudad que solo era un murmullo de coches y gente medio borracha que estaba y no estaba, como en un flash.
Solo ellos dos y uno ya no estaba en aquella habitación.
Hacía tiempo que estaba muerto y que las botellas de alcohol rodeaban su cuerpo, nadie entendía cómo el olor no había alertado a los vecinos pero quién iba a pensar que aquel otro chico era un asesino.

Xenaga

Anuncios
Esta entrada fue publicada en abismo, xenaga. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La gran ciudad

  1. Pingback: Vota tu relato favorito de Noviembre | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s