El beso que no te di

Nunca fui demasiado intrépido. Sin embargo, tuve mi momento. Todo empezó una calurosa tarde de verano cuando rompí mi timidez y me presenté de la forma más inverosímil. Debió gustarte, pues me correspondiste. Y todo cambió.
Hazañas que antes eran imposibles, entonces las lograba sin mirar. Bueno, mirándote a ti.
Momentos que antes eran solitarios, entonces estaban llenos de caricias. Bueno, estabas a mi lado.
Situaciones que antes eran complicadas, entonces no tenían importancia. Bueno, solo me importabas tú.
Pero nunca fui demasiado intrépido. Y todo se esfumó con el beso que no te di. Y caí en el abismo. Y aquí estoy.

Raúl Gil

Anuncios
Esta entrada fue publicada en abismo, Raúl Gil. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s