Un mundo maravilloso

Despierto. Estoy en una cárcel. Tras los barrotes puedo ver un mundo maravilloso lleno de luz y color.
“¿Quién me ha metido aquí?”
Siento desesperación. Grito auxilio “¡Por Dios, sacadme de aquí!”
Alguien se acerca. Me quedo sin respiración al ver mi propio rostro sonriente.
“Tú tienes la llave, sólo tienes que querer encontrarla.”
Siento un pinchazo en el pecho tras esas palabras, llevo mi mano al corazón y noto algo. Hay una llave colgando de mi cuello. “¿Ha estado ahí todo el tiempo?”
Fijo la mirada en la puerta. He tomado una decisión: voy a salir de aquí.
De repente mi otro yo aparece dentro de la celda, muy serio.
Doy un paso.
“¿Seguro que quieres salir?”
Otro paso.
“¿Crees que te mereces ese mundo?”
No dudo en seguir caminando.
“¡No serás capaz de ser feliz!”
Finalmente abro la puerta. Doy un último paso al frente. Siento la suave arena rozar mi pie descalzo. Un rayo de luz ilumina mi corazón. Soy libre.

Adnil

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adnil, cárcel. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s