Plan de fuga

– ¿Eres feliz?

Esa pregunta otra vez. No te cansas de repetirla. Y yo respondo:

– Claro que sí, cariño.

Miento. Como siempre.

Desde que nos casamos, esta casa ha sido mi cárcel particular, y tú mi carcelero. Cuando vuelves después de trabajar, esperas que satisfaga tu estómago, y también tu lujuria. Y cuando no te satisfago, me golpeas. Es difícil maquillar estos moratones.

Pocas veces salgo de casa, y todos mis viajes al supermercado, a la panadería o a la frutería me llevan de vuelta a esta cárcel. Porque tú esperas que regrese. Y si no, me buscarás y me arrastrarás de vuelta.

Pero hoy se acaba todo. Tras tantos años, he puesto en marcha mi plan de fuga. Espero que disfrutaras de la cena. Ese veneno seguro que le dio un sabor especial a tu plato…

… Y yo seré libre.

Carlos BG

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carlos BG, cárcel. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s