Lágrimas en la almohada

“A través de los relatos de Lovecraft se puede recomponer la historia del Necronomicón”, leía en el portátil. La noche empujaba engullendo la luz. Mientras continuaba la lectura sobre las obras de Lovecraft oía cómo el viento soplaba al final de aquel domingo.

El trabajo lo tenía que entregar al día siguiente. Apresurado, siguió consultando páginas de internet que hablaban de profecías, de antiguos libros, de seres terroríficos, de extrañas ceremonias destinadas a abrir portales que darían acceso a nuestro mundo a especies desconocidas para el ser humano.

Tras pinchar en un enlace acabó en un extraño blog donde se escribía sobre relatos mayas y olvidados mitos. Leyó en voz alta unas complicadas palabras que no entendió. El cansancio ganó al deber y decidió acostarse. Ya se inventaría una excusa.

A la mañana siguiente, en su habitación, tan sólo encontraron frío y humedad. Y los restos de sus lágrimas en la almohada.

Miguel Antúnez López

Anuncios
Esta entrada fue publicada en almohada, Miguel Antúnez López. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lágrimas en la almohada

  1. Pingback: Vota tu relato favorito de Septiembre | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s