¿Me quiere?

Cada noche Toni deshojaba margaritas sobre una cama, una a una, buscando respuestas que por él mismo no es capaz de encontrar.

– Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere,… ¡ME QUIERE! ¿Pero cómo me va a querer, si estamos todo el día discutiendo?

No convencido, Toni cogía otra margarita de la mesita y volvía a empezar.

– Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere,… ¡NO ME QUIERE! ¿Pero cómo no me va a qurerer, si siempre que discutimos acabamos haciendo el amor?

De nuevo, volvía a coger otra. Y otra, y otra. Y así toda la noche. A su lado, detrás de la almohada, estaba Sonia, su pareja. En silencio. Sin enterarse de nada. Sin responderle nada.

Abejada

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abejada, almohada. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s