Testigo equivocado

– Lo que no entiendo es qué pasó por su cabeza después de asesinar a su mujer para que destrozara así la almohada.
– Pues verá, señor detective – dijo el detenido antes de entrar en el coche. – Unos días antes de cometer el crimen, soñé que la asesinaba ahogándola con la almohada y que el mismo arma homicida me acusaba delante del juez.
– ¿La almohada?
– Sí, la almohada. Así que acabé con ella para que no me delatase.
– Es una pena, porque se equivocó de testigo. Ha sido la lámpara la que nos dijo que fue usted quien asesinó a su mujer mientras dormía.
– ¿La lámpara?
– Sí señor. O, más bien, la cámara que usted había colocado allí para grabar a su mujer siendo infiel. Se olvidó de apagarla, señor.

Charo Anadón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en almohada, Charo Anadón. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Testigo equivocado

  1. Roselles dijo:

    Muy bueno! Esto da para un capítulo de Crímenes Imperfectos! jejeje

  2. Muy bueno, Esa lampara traidora

  3. Pingback: Vota tu relato favorito de Septiembre | Palabra Obligada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s