Confianza perdida

Se miraron por séptima vez y se giraron para no volver a cruzar sus caminos. El volcán se fue enfriando por fuera a la vez que aún seguía vivo por dentro, latente, a la espera, como manos ansiosas de recorrer lugares prohibidos. Frente al espejo del cuarto de baño, miraba como sus lágrimas caían por sus mejillas sin poder controlarlas, furtivas se escapaban resbalando por su cuerpo desnudo y vulnerable. Un golpe involuntario de rabia hace caer el espejo al suelo, quedando su reflejo fragmentado y encontrando la respuesta a la pregunta que en su mente se repetía continuamente, ya no había nada que hacer, el espejo ya nunca volverá a ser el mismo.

Rosa Cartón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en espejo, Rosa Cartón. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s