Mi reflejo en tus ojos

Era algo que asustaba y a la vez impresionaba, temor placentero. Ser tan alguien en otra persona, ser tan suya, tan de alguien. Pertenecer a un algo pactado por el Universo y no poder hacer otra cosa más que entregarse con la certeza de ser lo más grande que vas a hacer en tu vida. El punto de partida entre el bien y el mal, entre lo inexistente y lo terrenal. Fundirse la piel con la pasión de cien volcanes, su todo, su reflejo, su espejo. Y es que no sabía cómo podía explicar que a veces era una y a veces era otra, que era locura racional e intrascendente. El vértigo más terrorífico sin miedo a caer, confiar a ciegas con la visión de mil observadores, ser el sueño soñado.

Y es que lo cierto era que… no había una vida en la que no se buscaran.

Kirita

Anuncios
Esta entrada fue publicada en espejo, Kirita. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s