El elegido

Se miraba a los ojos pero no se reconocía en ellos. Veía una mirada congelada y cristalina sin expresión. La sangre chorreaba por la yema se sus dedos. ¿Quién era él? ¿Qué hacía en ese mundo? Le habían dicho que era el elegido, que su misión era la de salvar a los seres de ese planeta. ¿Cómo podría hacer eso si ni siquiera era capaz de salvarse a sí mismo de sus demonios? Ya nada tenía sentido…

De repente su reflejo comenzó a reírse de él tétricamente.

– ¿Tú? ¿El elegido? ¡No me hagas reír!

Le estaban venciendo… Cerró los ojos e invocó el recuerdo de su promesa a su pareja de vida en su lecho de muerte minutos antes.

¡Lucharía hasta el final! Inspiró profundamente y emergió de él el grito de guerra más estremecedor de su vida, haciendo explotar el espejo en mil pedazos. Salvaría ese mundo, ¡por ella!

Adnil

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adnil, espejo. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s