Sufrir siempre es mejor que nada

Hacía dos años ya que no salía de su rutina, sus horas estaban repartidas entre el sofá de cuero negro que habían elegido entre los dos y ese despacho libre de decoración en el que tecleaba con fuerza y cadencia en busca de algo que satisficiera esa nada de su interior.

Hacía dos años ya desde que ella hizo las maletas y se marchó, dejó una nota con la tinta emborronada por las lágrimas derramadas que sirvieron de más consuelo que las propias letras, llenas de mentiras y falsas esperanzas propias de un amor acabado.

Hacía dos años ya que le dominaba la apatía, pero esa noche la llamó, porque el dolor siempre es mejor que no sentir nada.

E.U.C.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en E.U.C., nada. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s