Juegos

Contra la nada infinita de su quietud ganan mis ganas de complacerla. De arrancarle los orgasmos a mordiscos y hacerlo contra la pared como gritan sus labios sin abrirse. Es lo que quiere.

-No -grita excitada.

Es nuestro juego. Le gusta. Me gusta.
Se cubre pudorosa, se deja hacer, se resiste, grita y me tira del pelo, intenta arañarme, le sujeto las manos.
Grita y ahogo sus gritos con una mano, la penetración es brutal, la sangre aparece, no miro. No veo, solo hay oscuridad, rojo, gritos.
Es nuestro juego. Se resiste.

La policía no llega a tiempo. Era nuestro juego.
La condena. Cadena perpetua sin libertad, nadie jamás entenderá el amor que nos tuvimos, el juez dice que no nos conocíamos pero sé que ella me quería, me lo dijeron sus ojos cuando decía no.

Xenaga

Anuncios
Esta entrada fue publicada en nada, xenaga. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s