Doble o nada

Arturo estaba sentado en la ruleta dispuesto a jugárselo todo a doble o nada. El día anterior había empeñado sus pertenencias al completo, menos la ropa que vestía, sin que su mujer ni sus hijos se enteraran. Había conseguido un total de 15.125 euros y estaba dispuesto a apostarlo todo al rojo.

Las deudas, el final de la prestación por desempleo y un futuro a punto de caer por el precipicio le habían empujado a esta situación. Si perdía estaba dispuesto a asumir las consecuencias. Si ganaba es posible que pudiese remontar el vuelo. Al menos había que intentarlo. Cuando todo se da por perdido sólo queda la voluntad, cerrar los ojos y dar un paso más.

La bolita comenzó a dar saltos en la ruleta. Su sufrimiento era la estrella del entretenimiento. No sabía que era el protagonista de un exitoso programa de televisión.

Miguel Antúnez López

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Miguel Antúnez López, nada. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s