Ana

Invierno es lo que encuentro en tus ojos cuando te vas.
Un frío aterrador. Un despertar sin despertar, como en una pesadilla.

Cuando alargo los brazos en la cama y no estás recuerdo por qué te odio, por qué encuentro todas las estaciones en ti. Fuiste tan cálida como el verano, floreciste en febrero y te dejaste marchitar en otoño como si todo hubiera acabado.

Ahora solo queda frío, y este vacío, este silencio aterrador, este hueco en mi colchón.
Te grité mil reproches esperando que tu ira me calentase un poco y caldease el ambiente, pero ni ese alivio me brindaste, me quedé desnuda ante ti y sin aliento, cuando tomaste el pomo de la puerta y sin despedirte dejaste que terminara el invierno.

Xenaga

Anuncios
Esta entrada fue publicada en invierno, xenaga. Guarda el enlace permanente.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s